Un viaje del cachopo a las fabes en la citacion enamorando

Un viaje del cachopo a las fabes en la citacion enamorando

Un viaje del cachopo a las fabes en la citacion enamorando

VIGO LOCALIDAD

José Suárez salió de la cuenca minera buscando un manana conveniente que halló en Vigo, en donde regenta con su familia As Cangas, el restaurante dedicado a la cocina asturiana con más solera sobre la localidad

El asturiano José Suárez Fombona hizo unos cuantos miles de kilómetros Incluso alcanzar a Vigo realiza casi 30 años. Salió de la plaza minera sobre El Entrego camino sobre Bélgica buscando un manana menor plomizo. Lo encontró en la ciudad sobre Lieja, a donde puso en marcha diversos negocios, como un surtidor sobre carburante, Incluso que se decidió por la hostelería. En el corazón sobre Europa se especializó en un prototipo de cocina que triunfa en ese antiguo continente de tópicos que sigue relacionando a las españoles con la paella carente más distinciones geográficas. «Tuve dos restaurantes, No obstante cuando llegué a Vigo estaba trabajando de una compania japonesa. Me enviaron aquí asi­ como con el tiempo quebró, No obstante mi hija se casó con un vigués, aquí nacieron mis nietos y no ha transpirado nos quedamos», repasa.

Aunque además de bregar con el pavor a acabar picando pobre tierra en la omnipresente cuenca minera, «roja desplazandolo hacia el pelo dinamitera», apostilla con la rima, José creció en un ámbito familiar rodeado sobre pucheros a la resplandor. «Mi madre insistió mucho en que me marchara y no ha transpirado me buscara la vida fuera». Así que nunca le costó demasiado dar el brinco teniendo igual que referentes, primero an ella (en vivienda) asi­ como a su abuela (con establecimiento propio); y más tarde a su esposa, Mari Carmen López, que conoció en Bélgica estando ambos excesivamente jóvenes. «Llevamos 50 años casados», cuenta. En la actualidad, contiguo a su hija Sonia, su vi?stago Jorge asi­ como su empleado Roberto, llevan el restaurante As Cangas, que abrió en Vigo permite más sobre veinte años. «Antes era una churrasquería asi­ como nunca le cambiamos el nombre», aclara sobre el local ubicado en un escondido emplazamiento, en el rellano de estas escaleras pegadas al colegio Mariano, en Urzaiz. Mucho antes de que esas milanesas gigantes, rellenas desplazandolo hacia el pelo empanadas conocidas como cachopos se pusiera de actualidad, en este recóndito callejón que Actualmente da la impresion un florido cenador andaluz donde es inalcanzable ocurrir hambre, las comensales con buen diente debido a sabían de estas especialidades que nunca entienden ninguna cosa sobre menudencias asi­ como sí bastante sobre abundancia, igual que las gallegos.

En As Cangas se podri?n degustar todo el mundo esos platos sobre la rica gastronomía asturiana fabada, tarta de cabracho, croquetas caseras sobre cabrales, chorizo a la sidra, bollos preñaos, rollo de lindo, pimientos rellenos, escalopines al cabrales o merluza a la sidra, además de especialidades más focalizadas, como las cebollas rellenas sobre pulpa o vistoso que, igual que aclara, «se inventaron en El Entrego». Sobre el cachopo, el hostelero recuerda que no obstante el cachopo es Con El Fin De varios paisanos suyos un invento con muy poca adultfriendfinder.review/es/shaadi-opinion tradición, «existía en algunos pueblos, no muchos. Se puso de novedad permite unos años, pero yo ya lo conocía sobre pequeño», asegura. La demencia cachoperil ha llevado an algunos establecimientos a mostrar variedades al deseo, pero en As Cangas, advierte, «solo hacemos el clásico, que lleva carne de ternera, en este caso gallega, jamón sobre Teruel y no ha transpirado queso de Vidiago». Suárez dice que se zampa individuo él unico, pero aconseja a la clientela compartirlo dentro de dos, o En Caso De Que eligen sobre primeramente unas fabes, pues superior entre tres, pero advierte que también sirven medio cachopo.

Platos más contundentes como las fabes nunca le tiene temor al termómetro «Todos los días se hacen fabes, en veranillo y en invierno, más o menos cifra, pero se hacen todo el tiempo. En noviembre igual hacemos tres ollas desplazandolo hacia el pelo salen cincuenta o 60 raciones. En agosto nunca tantas, No obstante alguna cae», afirma referente a las costumbres afianzadas en un restaurante que también destaca por la clase de las carnes. Faltaba nombrar sobre los postres, que en Asturias hay unos cuantos muy representativos, igual que el arroz con latex, el flan familiar o las casadielles fritas rellenas. Desplazandolo hacia el pelo la sidra natural particular Villacubera que sirven en su local llega en camiones desde Villaviciosa. «Pero ya nunca se escancia, ni los que saben lo hacen. Las máquinas lo hacen igual de bien», asegura.

La pandemia, igual que a todo el mundo las de su gremio, trastocó en gran mesura su actividad en el último año y no ha transpirado cuenta que les está costando recuperarse, sobre todo en las cenas, «porque los consumidores sale pensando en continuar después tomándose unas copas y no ha transpirado mientras eso nunca vuelva, no se normalizará», opina. «Antes del covid, En Caso De Que nos llamaban para reservar mesa Con El Fin De un viernes por la noche, como no llamaran cuatro o cinco días anteriormente, nunca tenían sitio», recuerda. A pesar de la totalidad de las vueltas que ha cubo, José cuenta que seri­a en Vigo a donde además de acontecer en donde más lapso ha vivido, donde está su hogar.

Dónde está Avenida Talud, 3, Vigo.

Galicia seri­a la novedosa tierra de el cachopo el conveniente de España se sirve en un restaurante de A Mariña

Es exacto que no competía con las locales de la colectividad vecina, aunque en A Coruña, la Cantina Sixtina seri­a célebre por arreglar el mejor cachopo sobre España alla las fronteras asturianas. Tan unicamente unos meses después sobre abrir su local, Ramón Vidal y no ha transpirado su pareja María se coronaron en el 2019 con su elaboración sobre «filete sobre ternera gallega suprema con chicharrones, filloas de cocido, grelos asi­ como pinrel sobre Arzúa-Ulloa; rebozado con panko; la clase de pan rallado japonés que empapa mucho conveniente el unto desplazandolo hacia el pelo posibilita bocados más homogéneos». Dos años después seri­a el restaurante Rías Altas, en Barreiros, quien consigue hacerse con este premio. ¿Por qué triufan carente interrumpir las recetas gallegas de cachopo?